4 consejos para el proceso de delegación

El éxito de un negocio requiere tarde o temprano la delegación de funciones. Si bien muchos gerentes esperan hasta la  expansión del mismo para empezar a delegar, esta no requiere de una etapa específica. Pero si es necesario que un gerente tenga en su cabeza que la delegación es vital para optimizar el uso de recursos. Finalmente uno no puede hacerlo todo, porque lo hará mal. Aprendamos a delegar siguiendo estos consejos:

1. Ser específico:

Cuando se delega una función de la compañía, se debe tratar de especificar la tarea a realizar. Porque si no se estaría contradiciendo el principio y razón de la delegación. Por ejemplo, no tendría sentido contratar a un especialista en determinada área que nosotros no podemos realizar, si al final le exigimos que desarrolle otras funciones en que las no es experto. Al final lo terminará haciendo mal. Es imprescindible ser muy calor con lo que necesitamos.

2. No interferir con las tareas de delegación

Cuando se delega una función es porque no la podemos realizar de manera óptima y para ganar tiempo que se debe invertir de mejor manera. No habría razón de delegar una tarea si se va a inmiscuir en ella constantemente.

Claro que debe existir el monitoreo para conocer cómo se desarrollan estas tareas. Pero no confundirlo con la interferencia. Eso sólo retrasa y entorpece el desarrollo de las funciones desarrolladas.  Nada óptimo.

3. No delegar tareas a la vez

Si la delegación lo hace sentir incómodo, usted debe comenzar por la delegación de una sola cosa. Por ejemplo alguna tarea que no considera tan primordial pero que de todas maneras se debe realizar. Incluso se pueden delegar dos tareas. Todo paso a paso. No empiece a delegar todas sus funciones sólo para obtener descanso, porque de lo contrario verá que el funcionamiento no es el más adecuado y vivirá constantemente en estado de preocupación. La delegación es un proceso que se aprende.

4. No rendirse al primer intento

Si ha delegado una función y los resultados no fueron los mejores, no tiene porque rendirse. Hay que persistir en la idea que delegar beneficiará los resultados de la empresa. La delegación no tiene porque ir contra la naturaleza de las pequeñas empresas. Recuerde que  la expansión de su negocio necesita de nuevas personal que desarrolle funciones cada vez mas especializadas. Claro que conseguir personas de confianza y eficientes demandan un tiempo. Tome esto como un reto, empiece a afinar sus dotes como gerente.

Fuente. About.com

Leave a Reply

Required fields are marked *.