4 políticas antes de traer un extraño a la empresa familiar

A medida que su negocio familiar crece, es sólo una cuestión de tiempo antes de que sus necesidades de personal superen incluso las ramas más pequeñas de su árbol genealógico. Entonces será el momento de contratar a un “extranjero”. Antes de hacerlo, debe considerar estas políticas, pues no solo habrá incorporado a un nuevo miembro al negocio, sino a alguien dentro del negocio familiar:

 1. Mantener el negocio en control de la familia

Alguien que llega a su compañía como un salvador y con una historia propia de éxito, con el tiempo puede reclamar su derecho a un asiento en la mesa familiar. En tal caso, será mejor precisar claramente que las recompensas potenciales no incluyen un lugar entre los accionistas mayoritarios de la compañía.

2. Buscar a alguien con “características familiaress”

Usted puede aumentar sus probabilidades de éxito si el primer no-miembro de la familia a bordo es alguien que ya conoce, o al menos “familiar” para usted o su familia.  Será mejor si el candidato ya ha tenido alguna exposición a las relaciones familiares y tal vez conoce la cultura de su empresa.

3. No subestimar la importancia de la cultura de la familia

Cuando vas hacia afuera de la familia para contratar, es porque necesitas llevar tu negocio al siguiente nivel.  Pero no hay que perder de vista la dinámica familiar que llegó a este punto. Desafortunadamente, la mayoría de los empresarios no se dan cuenta de los conflictos que puede crear un trabajador externo si no encaja con la familia. En tal caso, será mejor buscar otra persona con la experiencia necesaria.

4. Adaptarse (en caso seas el “extraño)

Cualquier persona que decida unirse a una compañía familiar debe saber donde se esta metiendo, debe ser lúcido sobre lo que se está metiendo. Hay que entrar en ella con los ojos bien abiertos, analizando la dinámica familiar, pues guste o no, esta será la base de la dinámica familiar.

Muchas empresas familiares llegan a un punto donde tienen que contratar a alguien que no es pariente. Salir a la calle puede salir bien, siempre y cuando te aferras a la cultura de la familia y todas las partes tienen claro los roles y expectativas.

Leave a Reply

Required fields are marked *.