5 preguntas previas a la implementación del teletrabajo

1. ¿El puesto del trabajador se adecua al teletrabajo?

Algunos puestos de trabajo no serán candidatos para el teletrabajo. Si los empleados se requieren físicamente en el lugar (como para reparar hardware del cliente) o que el trabajo requiera una gran cantidad de comunicación, interacción y la colaboración de equipo; será difícil que estos puestos se adapten al teletrabajo.

El teletrabajo es la mejor para las personas con puestos de trabajo orientados a la tarea y para las personas que necesitan poca cara a cara la comunicación. Las personas que pueden ir al trabajo sin salir de sus escritorios son ideales para estos puestos. Entonces ellos pueden hacer su trabajo de forma remota.

2. ¿Cómo se va a definir y medir el rendimiento?

Un enfoque bastante simple mide el desempeño en términos de producción. Para una persona de soporte de tecnología, por ejemplo, es posible realizar un seguimiento de cuántos problemas de clientes fueron resueltos con éxito al día. Sin embargo, este enfoque implica que no importa el tiempo que se tarda en hacer el trabajo. Y eso plantea una pregunta ¿Usted está pagando a los empleados por su producción, su tiempo, o ambos?.  No todas las situaciones de teletrabajo son iguales, y el teletrabajo no puede ser considerado de igual forma que el trabajo de oficina.

3. ¿Habrá una pérdida de creatividad?

Más allá de las horas de trabajo, hay una cuestión más amplia ¿se está consiguiendo el mismo nivel de inversión intelectual de sus empleados remotos como lo haría si estuvieran en la oficina?.

En el diseño de software, por ejemplo, las ideas de innovación y creatividad puede ser el recurso más valioso, y se pueden ver potenciadas con la interacción de los empleados. Si es el caso, tal vez no sea la mejor idea implementar el teletrabajo.

4. ¿Cómo va a afectar a la colaboración de teletrabajo?

Piense en la cultura de su organización y la forma en que el empleado se ajusta a ella. Algunas personas son naturalmente creativas, innovadoras e inspiradoras. Estas pueden llegar a mantener unida la empresa, o ser elementos inspiradores a otros elementos del equipo. La organización perdería algo si esa persona trabaja remotamente el  100% del tiempo.

5. ¿Qué pasa con los empleados que se quedan en oficina?

Permitir que algunos empleados trabajen a distancia puede disminuir la satisfacción en el trabajo de los compañeros de trabajo que permanecen en la oficina, aumentando sus probabilidades de abandonar la empresa.

Además hay menos oportunidades para los trabajadores de llegar a conocerse entre sí, lo que podría obstaculizar las buenas relaciones de trabajo. También los trabajadores de la oficina pueden verse en desventaja de beneficios frente a los teletrabajadores, creando ciertas divisiones dentro de la empresa. Ello se puede solucionar con reuniones presenciales de todos los trabajadores durante la semana, además de tareas colaborativas.

Leave a Reply

Required fields are marked *.