5 reglas para elegir el nombre de un negocio

La elección del nombre ideal para el negocio suele convertirse en una difícil tarea para muchos nuevos gerentes. El problema surge porque se busca el nombre ideal para esa idea de negocio innovadora, pero sin conocer los parámetros adecuados para elegir un nombre que sea adecuado para nuestro negocio.

Porque la creatividad también debe regirse bajo ciertos parámetros, sobre todo si hablamos de negocios y empresas.  La idea básica es que el nombre refleje el espíritu del negocio, pero también se debe complementar con otras reglas:

1. El nombre debe quedar en la memoria.

No hay nombre exitoso que no pueda ser recordado fácilmente por el público. En la búsqueda de un nombre único e irrepetible muchas veces se suele caer en el error de buscar nombres demasiado difíciles. ¿A alguien le es difícil recordar nombres como Apple, Coca Cola, Adidas? Pues no. Al igual sea ingenioso, hay muchas palabras que se pueden adecuar a su negocio y de fáciles de evocar.

2. El nombre debe formar una imagen visual

Cuando un consumidor escuche el nombre de su negocio debe formar una idea en su mente. Esto porque vivimos en una sociedad que piensa constantemente en imágenes. Si el nombre de su negocio no logra ganar un espacio en la mente del consumidor como imagen, pues habrá fallado en su objetivo. Una solución practicada por muchos negocios es incorporando un elemento visual junto al nombre.

3. El nombre debe poseer una connotación positiva

Las palabras se componen por la denotación (significado literal) y la connotación (significado emocional). Este último adquiere valores subjetivos en el público, incluso variando en cada sociedad, de acuerdo a tiempo y circunstancias. Así las connotaciones de las palabras pueden ser positivas, neutrales o negativas.

Y cuando hablamos de connotaciones positivas, estas deben ligarse al nombre de la empresa. Esta relación debe buscando la mayor connotación positiva. Por ejemplo, las palabras madre y mamá, ambas tienes una valoración positiva en casi todas las sociedades, pero mamá tiene un valor agregado de ser mucho más familiar, cercano y afectuoso. Algo similar debe suceder con el nombre de nuestra empresa, que no sólo recuerde valores positivos en los clientes, sino que refuerce un sentido de relación con el negocio, buscando un compromiso.

4) El nombre debe informar sobre el negocio

Este aspecto es especial para los pequeños negocios que inician, pues necesitan que sus clientes potenciales sepan a qué se dedica, o por lo menos tener una idea. Seguramente hemos notado nombres comerciales junto con palabras ligadas a la naturaleza del negocio, por ejemplo Beauty Spa. Claro que esto no es del todo ingenioso pero cumple los propósitos. La elección de un nombre que informe sobre el rubro o naturaleza del mismo es todo un reto creativo.

5) El nombre no debe ser extenso

Si deseamos que los clientes recuerden el nombre del negocio, pues este no debe extenderse en palabras. La realidad nos da ejemplos cotidianos de ello, muchas veces una palabra basta. Ahora, el fin no es únicamente una fácil recordación, sino también adecuarse a la futura campaña de identidad del negocio. Un ejemplo claro es cuando deseamos adquirir un dominio web, pues lo más conveniente será un nombre corto, fácil de ubicar en la red. O también la promoción en carteles publicitarios, pues el usuario no dispone mucho tiempo para observarlo y menos para leer tantas palabras.

Leave a Reply

Required fields are marked *.