6 pasos para enfrentar la rutina laboral

La rutina laboral puede causar estrés y estancamiento en nuestra vida diaria. Ello tiene un efecto negativo en el normal desenvolvimiento de las actividades, llegando a afectar el nivel de productividad dentro del trabajo, así como la vida familiar y personal. Caer en un estado de rutina significa que se ha perdido la motivación por el trabajo y otras actividades. Si te encuentras en tal estado, pues deberías seguir estos pasos:

1. Cambiar de actividad: un síntoma de la rutina laboral suele ser el bloqueo mental.  Cuando se llega a este punto, las ideas no suelen fluir de manera normal. Una solución es buscar una actividad diferente para  refrescar la mente, como el llenado de crucigramas, leer tiras cómicas divertidas. La idea es cambiar a una actividad diferente para salir de ese estado de bloqueo mental.

2. Dividir el problema: otra causa de rutina suele ser la gran cantidad de trabajo a realizar. En estos casos se debe dividir el trabajo, agrupándolo por tareas similares que ayuden a disminuir tiempo y enfrenten con éxito el estancamiento.

3. Cambiar horario: otra buena manera de salir de la rutina es cambiar el horario. Muchas personas tratan asuntos importantes del negocio en horas de la tarde, cuando ya están cansados por el trajín del día. Algunas actividades pueden trasladarse a horarios matinales.

4. Tomar una siesta:  Un adecuado desempeño requiere que estemos con el máximo de nuestras energías. Recientes estudios consideran que dormir diez o veinte minutos puede ayudar a refrescar y recuperar energías.

5. Realizar pausas forzadas: el tiempo exclusivo para el descanso debe ser sagrado. Si en algún momento de la realización de labores nos sentimos ‘bloqueados’, pues es momento de realizar una pausa forzada, tomar aire fresco y oxigenar las ideas.

6. Buscar incentivos: un adecuado incentivo es ideal para realizar el esfuerzo extra que necesitamos para salir de la rutina. No es necesario esperar el incentivo de la empresa. Nosotros mismos podemos darnos estos incentivos, como una buena comida por el trabajo realizado o un relajante baño de tina. Busquemos una forma de recompensarnos.

Leave a Reply

Required fields are marked *.