6 rasgos necesarios para convertirte en tu propio jefe

El negocio propio no es para todas las personas. Ser autónomo es muy diferente a ser un empleado. A algunas personas les resulta imposible adaptarse a las diferencias.  Por ello, antes de empezar con un emprendimiento, debes reconocer si tienes la mentalidad necesaria para ser trabajador por cuenta propia. Estos son seis rasgos que deberías tener para hacer una  transición exitosa de empleado a dueño de un propio negocio:

1. Debes mostrar flexibilidad ante las eventualidades

Empezar un emprendimiento implica un trabajo con deberes y responsabilidades s. De pronto tendrá varios trabajos, que serán a menudo interrumpidos por crisis imprevista, sobre todo en el inicio de fase. Muchos empleados están acostumbrados a tener días llenos de actividades previsibles, por eso no se adaptan a la vida empresario. Recuerda que ahora serás el encargado de resolver los problemas y tomar las decisiones.

2. Debes ser un iniciador de acciones

Cuando eres empleado, otras personas te dicen qué hacer, ya sea directa o indirectamente. Uno se acostumbra a tener sus acciones dirigidas por otros.  Pero al dirigir un pequeño propio, debes generar las ideas que ayuden a mejorar el andar del negocio. No puedes simplemente sentarse y esperar que los clientes lleguen y se animen a comprar. Para muchas personas que tratan de convertirse en trabajadores por cuenta propia, es un verdadero dolor de cabeza empezar a generar decisiones.

3. Debes ser capaz de reconocer las oportunidades 

Si comienzas un negocio, necesitas estar constantemente mirando las oportunidades Puede ser que sea una pequeña oportunidad, como conseguir un cliente nuevo, o una grande, como colocar su producto en las estanterías de una cadena de tiendas. Tienes que seguir explorando el horizonte para beneficiarte de las oportunidades que encuentres.

4. Debes ser capaz de planificar el futuro

Si deseas iniciar un negocio, debes desarrollar experiencia tanto en la planificación a corto plazo y de largo alcance. Al iniciar un negocio, una de las primeras tareas será la de trabajar a través de un plan de negocios. A medida que el negocio empiece a funcionar, deberás crear un plan y adaptarlo a las circunstancias cambiantes.

5. Debes ser constante y consistente

Iniciar un negocio requiere energía, por eso debes ser capaz de dar el ciento por ciento. El cliente necesita saber que estás dedicando todo tu talento y habilidad para captar su atención. Como propietario de un negocio por cuenta propia, tendrás que dar tu mejor esfuerzo. También debes decir adiós a las vacaciones que muchos empleados disfrutarán, por lo menos hasta que el negocio esté bien establecido.

6. Debes ser capaz de lidiar con la incertidumbre

Como empresario por cuenta propia, ten en cuenta que no hay garantía de que los productos y servicios ofrecidos tengan un gran éxito, así como no hay garantía de que tus clientes paguen sus facturas a tiempo. Son los riesgos que implica ser cabeza de un negocio propio.

Leave a Reply

Required fields are marked *.