8 tips para no cometer errores al iniciar un negocio

A menudo, la mejor manera hacer lo correcto es siendo consciente de lo que no debe hacerse, muchas veces en base a la experiencia. Pero en lugar de cometer errores y aprender de la manera difícil, se puede aprender de los errores de otros. En los siguientes puntos encontrarás algunos consejos que te ayudarán a evitar las trampas y errores comunes que a menudo acompañan el inicio de un negocio:

1. Determine su público objetivo

Con demasiada frecuencia, cuando se le pregunta a un nuevo empresario sobre su publico objetivo, responden “todo el mundo”. Desafortunadamente, las grandes variaciones en la demografía y otros factores hacen que sea prácticamente imposible atraer a todo el mundo. La mayoría de las empresas sirven a un segmento de la población especial. Si tienes suerte, habrá alguna audiencia cruzada, pero en la mayor parte, deberás fijar la mirada en tu público objetivo para atraer clientes potenciales.

2. No actúes impulsivamente

No hacer la investigación adecuada es un gran paso para el fracaso empresarial. Necesita saber todo sobre el negocio que estás entrando. Preocúpate en conocer todos los detalles. Observa localizaciones, competidores, bancos, lugares para encontrar los recursos, permisos y licencias necesarias para obtenerla.

3. Ten un plan de marketing

Hay diferentes maneras de difundir la palabra promocional sobre tu negocio. Sin embargo, todos estos métodos están relacionados con la planificación. Recuerda que puedes tener el mejor producto o servicio en el mundo, pero si no lo comercializas eficientemente, nadie lo sabrá. Tendrá que asignar fondos para su comercialización.

4. Considera a la competencia

¿Cómo vas a saber si tus precios son competitivos si desconoces lo que tus competidores están haciendo?. Es importante comprobar a fondo lo que hace tu competencia antes de abrir tus puertas al público. Entérate de quién está vendiendo los mismos productos u ofrecer servicios similares. También debes  averiguar quién más puede estar considerando la entrada en el mercado.

5. No subestimes un marco de tiempo para la rentabilidad

Debes tener un plan de negocios sólido, que considere a la competencia y las estrategias de comercialización. Sin embargo, se necesita tiempo para construir una reputación y conseguir clientes fijos. Durante ese tiempo, los fondos se agotan mucho. No ignore los números. Si tu plan de negocios señala que debes tomar tres años para esperar beneficios reales, entonces no debes empezar a gastar los “beneficios” en los primeros seis meses.

6. No cortes las esquinas equivocadas

El éxito de un negocio también tiene que ver con no gastar el dinero equivocadamente, por tanto es necesario determinar cuidadosamente donde ahorrar y donde gastar el dinero. Por ejemplo, si gastas una fortuna en crear un producto, no debes ahorrar dinero en la campaña publicitaria y de marketing, pues las personas no tendrán como conocerlo y será un desperdicio colosal de tus esfuerzos. Por tanto encuentre los lugares apropiados para ahorrar dinero.

7. Centrarse en las personas, no sólo la tecnología

La tecnología puede hacer maravillas, pero nunca es un sustituto de las buenas relaciones con sus clientes y empleados. Implementar la mejor tecnología nunca reemplazará al buen entrenamiento y la motivación. La tecnología por sí misma no puede forjar fuertes vínculos entre las personas, pero sí es una herramienta para alcanzar sus objetivos.

8. No morder más de lo que puede masticar

Muchos negocios están construidos en fases, y por buenas razones. No adelantes procesos que pueden ir contra tu plan de negocios, no trates de acaparar aquello que aún no podrás administrar eficientemente. Incluso las grandes empresas planifican cada paso a la vez. Esto les permite concentrarse en cada parte del proceso. Comienza con poco y deja que el negocio crezca.

Leave a Reply

Required fields are marked *.