Banco Central Europeo con facultad de supervisión a prestamistas en la Unión europea

Mientras la fecha límite de fin de año se acerca, los ministros de finanzas europeos no lograron un acuerdo el martes sobre los elementos clave de un plan para establecer un regulador bancario común, visto como elemento central de la eurozona y sus esfuerzos para salir de la crisis de la deuda.

El compromiso del Banco Central Europeo para comprar bonos de los países en la zona euro con problemas, han sido bien recibidos por los inversores como medidas audaces para poner fin a la crisis. Cualquier retroceso podría desestabilizar los mercados de deuda de Europa, tras meses de relativa calma.

Al dar al Banco Central Europeo la facultad de supervisar  6.000 prestamistas en la región, la UE espera comenzar la construcción de un servidor de seguridad entre los bancos débiles y gobiernos nacionales. Irlanda fue rescatada por la UE después de que se vio obligado a inyectar capital en el sector bancario, mientras que España ha concedido fondos para mantener sus bancos a flote.

Los Bancos en otros estados de la eurozona, entre ellos Italia, se enfrentan a un mayor deterioro en la calidad de activos mientras la recesión muele, minando los niveles de capital.

La supervisión por parte del BCE permitiría a los bancos en quiebra disponer directamente del fondo de rescate de la zona euro € 500 mil millones – el Mecanismo Europeo de Estabilidad – sin que sus gobiernos caigan más en la deuda como consecuencia.

Pero por otro lado Alemania quiere limitar las atribuciones de supervisión del BCE a los bancos grandes, mientras que Francia cree que debería aplicarse a todos.

“Francia quiere que la inclusión de todos los bancos europeos en los mecanismos de control, esté bajo la responsabilidad del BCE”, dijo el ministro de Finanzas francés Pierre Moscovici en su camino a la reunión.

“Creemos que debe haber un trato igual a todos los miembros de la Unión Europea que quieran unirse a la junta de supervisión”, dijo el ministro de Finanzas sueco, Anders Borg, en Bruselas.

El Reino Unido no se unirá del sindicato bancario. Es compatible con el plan, pero quiere garantías de que el sector financiero de Londres, los servicios no se pongan en desventaja.

Un portavoz de la UE confirmó que los ministros de Finanzas, vuelva a intentar resolver sus diferencias en una nueva reunión el 12 de diciembre, después de poco se avanzó en el papel del BCE y los reguladores nacionales, las reglas de votación y la forma de eliminar las nuevas funciones de supervisión durante el curso del próximo año.

Fuente: http://money.cnn.com/news/

Leave a Reply

Required fields are marked *.