El banco central de Europa mantiene firmes su tasa de interés

Los bancos centrales de Europa han resistido a la presión de hacer más para apoyar el crecimiento, mantener las tasas de interés en niveles históricamente bajos. El jueves surgieron indicios de que la economía de la región puede estar en vías de recuperación.

El Banco Central Europeo dejó su tasa de interés clave en 0,75%, y el Banco de Inglaterra la mantuvo al 0,5%.

La economía de la eurozona se contraerá por segundo año consecutivo en el 2013, cuando la recesión alcance el sur de Europa, mientras que gran parte del resto de la región está en estancamiento. Sin embargo, la mayor economía de Europa, Alemania, registró un fuerte repunte en los pedidos industriales en diciembre, y el índice de gestores de compras de la zona euro subió por tercer mes consecutivo en enero.

“Vemos por una recuperación gradual en la segunda parte de este año”, dijo el presidente del BCE, Mario Draghi a periodistas, agregando que los riesgos para las perspectivas se inclinaron aún a la baja.

Otra señal de un retorno a las condiciones financieras más normales llegaron la semana pasada, cuando los bancos de la eurozona pagaron € 137 billones en emergencia de 3 años como los préstamos concedidos por el Banco Central Europeo hace un año en medio de la crisis de crédito.

La reducción del balance del BCE y la negativa a relajar la política más allá para ayudar a levantar la economía de la eurozona sale de la recesión se han combinado con un retorno de la confianza de los inversores a llevar al euro a los máximos 14 meses frente al dólar.

La fortaleza del euro ha llevado a algunos políticos europeos a expresar preocupación por el impacto en las exportaciones y para pedir una política de tipo de cambio. Francia se ha comprometido a aumentar sus preocupaciones en una reunión del G-20 a finales de este mes.

Draghi dijo que no cree que los recientes movimientos bruscos en los mercados de divisas fueron el resultado de deliberadas devaluaciones competitivas, pero el BCE vigilará de cerca su impacto.

“Son más los efectos de las políticas macroeconómicas que están destinados a modernizar las economías como las tasas de interés muy bajas, o la adopción de una meta de inflación que esté lejos de las tasas de inflación actuales”, dijo. “Sin duda va a querer ver si la apreciación, se mantiene o modifica nuestra evaluación de los riesgos en cuanto a la estabilidad de precios se refiere.”

.

El Banco de Inglaterra también resistió las presiones para extender su gobierno compra de bonos del programa, dejando el volumen en £ 375 mil millones, pero dijo que estaba dispuesto proporcionar un estímulo monetario adicional si es necesario.

La economía del Reino Unido se contrajo un 0,3% en el cuarto trimestre de 2012, llevando al borde de una tercera recesión en cinco años.

“El banco sigue juzgando que la economía del Reino Unido está lista para una recuperación lenta pero sostenida”, dijo en un comunicado. “Pero los riesgos son ponderados a la baja, sobre todo porque los desafíos que enfrenta la zona euro”.

La  producción industrial del Reino Unido se recuperó en diciembre y aumentó del 1,6% tras un descenso del 0,3% en noviembre – reduciendo el riesgo de un segundo trimestre consecutivo negativo del producto interno bruto.

Sin embargo, dada la determinación del gobierno de seguir adelante con su programa de austeridad, algunos analistas dicen que el banco podría tener que inyectar más dinero en la economía.

Fuente: http://money.cnn.com/news/

Leave a Reply

Required fields are marked *.