¿En qué se diferencia un secreto comercial de una patente?

Un secreto comercial es cualquier información que te permite ganar dinero, ya que no es de conocimiento general.  Un secreto comercial puede ser una fórmula, un programa informático, proceso, método, dispositivo, técnica, información de precios, listas de clientes u otra información que no sea pública.

Uno de los ejemplos más famosos de un secreto comercial es la fórmula de la Coca Cola. De esta fórmula, también conocida por el nombre código “7X Mercancía,” se sabe que unas pocas personas la conocen, además que se guarda en la cámara acorazada de un banco en Atlanta, Georgia, y que las personas que conocen la fórmula secreta han firmado acuerdos de no divulgación, y se rumorea que no se les permite viajar juntos. Las medidas por proteger el secreto pueden parecer exageradas, pero son necesarias pues una vez revelado el secreto, dejará de ser exclusivo de Coca Cola, pues el secreto no tiene la misma exclusividad y protección de uso que una patente.

Los secretos comerciales son muy diferentes de las patentes, los derechos de autor y marcas registradas. Las patentes y derechos de autor requieren que se revele la información en el proceso de solicitud (información que eventualmente se convierte en pública), mientras que los secretos comerciales requieren que la información se mantenga en secreto. Además el secreto comercial tienen un periodo de tiempo potencial mayor a las patentes (20 años) y los derechos de autor (100 años).

Los secretos comerciales siguen siendo válidos mientras que:

–  Nadie haya descubierto la información de manera independiente.

–  La información no se ha hecho pública (por los empleados o publicaciones)

 – No se haya descubierto en procesos de producción en reversa, con el fin de conocer la fórmula.

Si el secreto se revela violando un acuerdo de no divulgación, puedes demandar a quien esté en falta por daños y perjuicios. Sin embargo, una vez que el secreto se revela, es difícil obtener la condición de secreto comercial reanudado. Los secretos comerciales están protegidos por las leyes de los estados y algunas leyes internacionales.

Algunas de las formas de proteger un secreto comercial son las siguientes:

– Restringir el acceso a la información.

– Limitar el número de personas que conocen la información.

– Firmar acuerdos de no divulgación.

– Tener un encargado que entre en contacto con el secreto comercial, directa o indirectamente y hacerle firmar acuerdos de no divulgación.

– Marcar cualquier material escrito relacionado con el secreto industrial como confidencial, alertando de las penalidades por conocerlo o revelarlo.

Leave a Reply

Required fields are marked *.