Entrénese para ser optimista con solo 4 pasos.

Algunas personas parecen tener un carácter alegre, mientras que otros se centran siempre en el lado más oscuro de las cosas, dice Jason Selk, entrenador mental y autor de Resistencia Ejecutiva. Pero puede que le sorprenda saber que usted puede entrenarse mentalmente para cambiar su visión de la vida hacia una más optimista.

“Nacemos con una amplia gama de posibilidades para el optimismo o la fortaleza mental”, dice Selk. “Los seres humanos están hechos de pensamientos, sentimientos y comportamientos; y podemos controlar cómo nos sentimos y cómo nos comportamos. Nosotros no somos prisioneros de esos pensamientos. Podemos elegir la forma de pensar, y al hacerlo, seleccionar toda nuestra experiencia de vida”.

Los optimistas llevan una vida mejor. Durante la década de 1960, Martin Seligman utilizó cuestionarios de personalidad para clasificar a los pacientes de la Clínica Mayo en optimistas y pesimistas. Cuando él siguió con los pacientes 30 años después, los optimistas fueron 19% más propensos a estar aún con vida. “Si usted es un optimista, vivirá más tiempo que si fuera un pesimista”, dice Selk. “Y será más saludable, más feliz y más exitoso durante esos años”.

¿Es eso suficiente para convencerle de que entrenarse para el optimismo vale la pena? Si es así, aquí le indicamos cómo empezar:

1. Cambie su manera de pensar del problema a la solución.

Selk señala que la naturaleza humana es enfocar nuestra atención en los problemas y peligros, probablemente un mecanismo de supervivencia de restos de nuestro pasado como presa de los animales salvajes. Así que es importante hacer una elección consciente para cambiar. “Cada vez que se centra en un problema o una duda de sí mismo, pregúntese:” ¿Qué es lo único que puede hacer de manera diferente, que podría mejorar esta situación?” Selk aconseja.

Esto hará que su mente se enfoque en la solución de problemas en lugar de preocuparse por ellos, y le dará más confianza y una mejor oportunidad de éxito. Trate de hacer este cambio 60 segundos después de tener un problema centrado en el pensamiento.

2. Dese un entrenador mental.

“Muchos de nosotros nos sentimos más seguros y funcionamos mejor cuando alguien nos está animando”, dice Selk. “Sin embargo, requiere un alto rendimiento para ver, evaluar y rendir cuentas a uno mismo.”

La solución, dice, es evocar mentalmente a alguien que ha servido de inspiración, mentor y modelo a seguir. Si se enfrenta con una tarea de enormes proporciones, pregúntese cómo esta persona le aconsejaría, o cómo manejaría el desafío por sí mismo.

3. Tome 30 segundos cada día para visualizar el éxito.

“Configure una alerta en su calendario para recordar reproducir este vídeo autoimagen diaria”, dice Selk. “Este simple ejercicio de entrenamiento mental aumenta considerablemente la probabilidad de que logre su victoria, y mejore su estado de ánimo.”

Para ser más eficaz, el vídeo mental debe ser lo más específico posible, con detalles sobre dónde está y qué está haciendo en este futuro exitoso, añade. “Eso elevará una visión vaga en un proyecto de vida que se puede usar para transformar la manera de pensar sobre si mismo y tu futuro.”

4. Dese palmaditas en la espalda.

No tiene por qué ser literal, pero sin embargo puede hacerlo, “Desarrolle el hábito de reconocer su logros“, dice Selk.

No espere hasta haber terminado ese gran proyecto. En su lugar, reconozca los éxitos y logros durante el proceso. “Tómese unos segundos al día para preguntar: ¿Qué he hecho bien hoy?” dice Selk. “Este simple gesto refuerza el optimismo sobre una base diaria. Las respuestas inevitablemente se suman para ayudarle a desarrollar confianza en sí mismo, que es extremadamente importante para el rendimiento de alto nivel.”

Fuente: inc.com

Leave a Reply

Required fields are marked *.