La influencia de la música en la decisión de compra

Es poco común entrar a algún establecimiento de venta y no encontrar ninguna música ambiental. La música esta en todas partes y con mayor razón en los negocios, pues es utilizada como una influencia para producir sensaciones e incentivar a la decisión de compra. Los negocios de retail suelen emplear la música en sus ambientes para que sus clientes se sientan animados, optimistas y con ganas de comprar algo más.

Por esa razón es importante considerar que música se está escuchando en tu negocio. Una melodía estridente y de letra deprimente pueden poner de mal humor a tus clientes, y obviamente que no tendrás ganas mayores de comprar. Por eso es muy peligroso elegir como fuente musical de nuestro negocio una estación radial de varios géneros. Si te decides por una estación radial, que esta se adecue a los gustos de nuestro público objetivo, aunque lo ideal sería tener un circuito cerrado interno para la música donde no haya espacio para las improvisaciones.

¿A qué criterios debe responder la música que se escuchará en nuestro negocio? Lo podemos resumir en los siguientes criterios:

1. Grupo objetivo: debemos considerar el estilo de vida, edad, gustos y otros factores demográficos: Tales datos serán la base para escoger una música adecuada. Hay compañías de publicidad que ofrecen alternativas musicales en base al grupo objetivo, aunque también puedes llevar a cabo tu propio estudio, consultando a diversas fuentes.

2. Género musical: si bien no abarcan a la totalidad del grupo de estudio, los géneros musicales se posicionan muy bien en distintos grupos sociales y económicos. Así, habrá grupos donde haya una mayor predominancia del rock, en otros de la salsa, y en otros del jazz o tal vez el pop. También se debe considerar la edad como un factor que define los gustos musicales. Sin duda que escuchar un género musical de preferencia en un negocio puede aumentar el deseo de compra.

3. Volumen y tono de la música: el volumen  de la música también el ánimo del comprador. Hay tonalidades cuyo fin es apresurar la comprar, es decir que buscan la acción, mientras que otros (por lo usual tonos más bajos) tratan de retener al cliente el mayor tiempo posible dentro del negocio.

4. Entorno: La música no hace todo el trabajo, sino que conjuga con el entorno. Esto se puede comprobar en cafés, bares, restaurantes. Ambos actores generan una sensación agradable y motivadora para seguir consumiendo.

Leave a Reply

Required fields are marked *.