La ventaja competitiva es fugaz (y está bien admitirlo)

Llegó el momento de profundizar lo que otros artículos hemos mencionado. Llegar primero al mercado no es la gloria, representa solo una ligera ventaja sobre sus competidores futuros. En otras palabras, las ventajas no duran por mucho tiempo antes de la entrada de competidores, la imitación y el juego de hacer volátil su ventaja, a eso le sumamos, la volatilidad de clientes o los cambios en el entorno, de tal manera que la ventaja se vuelve irrelevante. No creo que hay mucho desacuerdo en esta dinámica que caracteriza muchas categorías.

Una consideración necesaria de la competencia que aún no ha recibido la atención que merece es que la habilidad de salir de las cosas y volver a enfocar su organización es probable que sea tan importante como la detección de oportunidades y movimientos para capturarlos.

La mayoría de las empresas llegan al mercado y se dejan llevar mientras que existen audaces estrategas que no se dejan pisar los talones. Por ejemplo, en la toma de la línea Max Factor fuera de los Estados Unidos , la administración de Procter & Gamble ha hecho una decisión difícil. Max Factor, la persona, era una leyenda de Hollywood, y la compañía de cosméticos que lleva su nombre construyó una marca muy reconocible. P & G adquirió la marca en 1991, pero ha tenido dificultades para construir su cuota de mercado de los EE.UU., así como la empresa en competencia “Cover Girl”, la marca parecía dominar los corazones y las mentes de los compradores estadounidenses. A nivel internacional, por el contrario, Max Factor hace bastante bien en mercados como el Reino Unido y Rusia, que generan la mayor parte de sus miles de millones de dólares más en ventas. El desempeño en EE.UU. no fue por falta de ganas por parte de P & G – de hecho, la compañía invirtió millones de personas. Sin embargo, la ventaja de Max Factor, una vez que poseía el mercado de los EE.UU. se seguía deteriorando, momento en el que la empresa prefirió salir

A veces, casi se puede oír el suspiro de alivio colectivo cuando dicha decisión se hizo finalmente. Usted puede pensar en los casos de contraste propias de las empresas que se quedaron con la disminución de las categorías durante demasiado tiempo. General Motors es, por supuesto, un ejemplo reciente, pero podemos evocar muchos más.

Creo que todos podemos aceptar que conseguir talento en los recursos de las zonas en declive y en otras más prometedoras es una buena alternativa. Así que aquí está el problema: que todavía tiene que lidiar muchos sistemas, desde la forma en que contrata, promueve y desarrolla a las personas, a la forma de valorar los activos, que no tienen en cuenta la fragilidad de la ventaja competitiva.

Si una empresa que llega primero al mercado logra sacar una ventaja competitiva, es tan frágil pues los competidores intentarán imitar lo que usted está haciendo y está funcionando. Lo que tendría que hacer la organización para que no le pisen los talones es justamente lo que hace Sony. Sony ha establecido como política la constante innovación. Es por ello que cuando Sony ofrece un producto innovador y los demás imitan ello, Sony ya está pensando en la forma de innovar su propia creación. De manera que nunca pierde la posición de vanguardia. Es un constante trabajo pero que cualquier líder mundial sabe que lo tiene que hacer.

Un caso interesante de ello es Dinamarca, que hace importante la inversión pública en la mejora de las habilidades de las personas quienes buscan trabajo de manera que puedan ser atractivos para crecer, en vez de disminuir, las empresas. Existen muchas lecciones más.

fuente: hbr.org

Leave a Reply

Required fields are marked *.