Las Soluciones: la Gran diferencia en los negocios

La naturaleza del cliente es buscar soluciones. Desde que compra hasta después que adquiere un producto es un buscador incansable de soluciones. En un mundo competitivo una buena campaña publicitaria puede hacer la diferencia, pero en el mundo real la gran diferencia puede hacer la empresa que ofrece soluciones. Las oluciones puede hacer que un cliente sea fiel y leal o no. Las soluciones pueden hacer que vengan más clientes o se vayan, las soluciones pueden hacer que refuerce el poder de su marca o se debilite, las soluciones hace la gran diferencia.

Crear un mecanismo de soluciones en una empresa puede ser más que importante. Dotar de soluciones a su departamento de atención al cliente es lo mejor que puede hacer. ¿Que podría hacer atención al cliente si sienten sus trabajadores de esa área que no se le brinda la información y mecanismo de soluciones a situaciones comunes y regulares? pues lo que la mayoría de veces sucede: mal informar. Cuando un trabajador siente la presión de un cliente ansioso de soluciones y mostrando poca paciencia para esperar, tiende a darle una información muy parecida a un mecanismo de solución pero no el exacto. Esta mala información es un bola de nieve de descotento y desagrado que solo puede acarrear caos en ese departamento.

Póngase solo a pensar. El cliente cuando compra le pueden suceder dos cosas fundamentalmente: O siente que la empresa lo ha beneficiado gratamente o siente que está haciendo un favor al depositar la confianza en ella cuando en realidad tuvo una baraja de posibilidades. De cualquier forma usted tiene la oportunidad para fidelizar a su cliente no con una promoción, no con vales, ni con premios; sino con un verdadero sistema de soluciones. ¿Ahora que sucede, cuando el cliente pide solución a algo descabellado? Es la inquietud más común. Solo recalcar, que lo que sugerimos es que la empresa tenga un real mecanismo de soluciones que no se basen en “son politicas de la empresa”; sino en una real búsqueda de no causar daño ni al cliente ni a nuestra rentabilidad, no aquella solución que busca satisfacer la majadería de alguien en detrimento de nuestro propio negocio y finalidad.

Fuente:

Leave a Reply

Required fields are marked *.