Listo para el crecimiento, pero sin preparación

Las habilidades de supervivencia, son tan comunes en muchas organizaciones. Es decir muchas luchan por ello tanto que pareciera ese es el objetivo. Y si bien es cierto desde distintos ángulos se puede tomar ello, la vida de una empresa no puede ser solo un concepto de supervivencia. Es también la emoción de ganar ya que eso puede ser también saludable para la motivación de toda la empresa. En ese contexto el crecimiento es algo nuevo en la agenda de manera significativa. Todas las empresas señalan que el crecimiento es parte explícita o implícitamente de sus estrategias, un gran cambio de las actitudes de las grandes organizaciones en la recesión. La mayoría de empresas en un estudio llevado acabo en empresas de estados unidos manifestaron que el crecimiento es aún más importante para ellos de lo que era antes de la crisis, y que sus empresas están dispuestas a asumir ciertos riesgos para hacer que suceda. Por lo tanto, pareciera que en tiempos como la recesión de EEUU,, por ejemplo, hace que las empresas tomen más conciencia sobre la importancia del crecimiento, pero sobre todo estar preparado para ello.

Además, las empresas parecen reconocer que la supervivencia es algo básico y que por sí sola no va a llegar a sus objetivos de crecimiento. Se espera que sólo el 45% de su crecimiento provenga de la extensión de líneas existentes de negocio a los clientes. El resto estaría compuesto por los nuevos productos y servicios (24%), la entrada en nuevas áreas geográficas (17%), y apelando a nuevos segmentos de clientes (14%). La  mayoría de los encuestados espera que el crecimiento en los mercados emergentes sea más importante, ya que la tasa de crecimiento subyacente en las economías desarrolladas sigue siendo lenta. Curiosamente, el trabajo de muchos observadores sugiere que aventurarse en estos nuevos espacios puede ser mucho más difícil y riesgoso, sobre todo si se cuenta con un importante crecimiento.

Pero mientras que estos líderes informaron que estaban dispuestos a crecer de nuevo, eran menos optimistas sobre su capacidad para ejecutar las estrategias de crecimiento. Sólo la mitad de los encuestados dijo que cumplió o superó sus objetivos de crecimiento en los últimos cinco años. Mientras que es más fuerte que el promedio de rendimiento, desde luego, no es algo que un director general desee informar. Cuando se les preguntó cuán efectiva es su capacidad para impulsar el crecimiento, no hubo una buena cantidad de realista autocrítica. Todas las empresas creen que la identificación de nuevas ideas es fundamental, pero sólo la mitad estaba segura de que no tenían las capacidades en el lugar para hacer esto bien. Asimismo, la mayoría de los encuestados dijo que la innovación de escala es fundamental, pero casi la mitad se calificaron como de bajo o inferior a la media en esta zona.

La brecha de capacidad se manifiesta una y otra vez. La mayoría reconoció la importancia del apoyo de la alta dirección, la experiencia de gestión de proyectos, identificación de las necesidades insatisfechas de los clientes, y la comprensión de nuevos segmentos de las economías emergentes, y la mayoría dijo que no se desempeñan tan bien como era necesario en estas áreas.

De hecho, sólo una empresa tenía confianza en su capacidad de practicar la “gestión empresarial” y “control de riesgos.

Bueno, si usted no puede crear crecimiento por si mismo, siempre se puede comprar. Las empresas esperaban realizar adquisiciones. Pero hay una brecha de adquisición, también. Las sociedades son mejores para alcanzar las metas, luego de hacerlo cada una puede llevar el éxito a su casa y pensar que hacer con ello.

Por último, a las empresas se les preguntó acerca de las prácticas de liderazgo que sabemos que están asociados con la gestión eficaz de crecimiento. Las empresas lo hicieron razonablemente bien en la toma de decisiones mediante un proceso formal y la gestión de proyectos con un enfoque disciplinado ¿Dónde las cosas se ponen feas? Sólo unos pocos de los encuestados dijeron que tenían procesos igualmente sistemáticos para poner fin a los proyectos o para capturar el valor creado, en los proyectos que fueron suspendidos. Esta diferencia es especialmente crítica cuando se recuerda que más de la mitad del crecimiento en los próximos 3-5 años se espera que provenga de nuevas geografías, nuevos clientes y nuevos productos.

Por lo tanto, el crecimiento es de nuevo parte de la conversación de las empresas. Eso es fantástico. Para ganar en este juego, sin embargo, las empresas van a tener que pensar mucho en llenar esos vacíos de capacidad, o sus ideas ambiciosas nunca se materializarán.

Asi como en este caso analizado podemos cada uno de nosotros reflexionar si nuestros negocios están preparados para el crecimiento. Todo el mundo después de todo puede pegarse a la moda del crecimiento y dejar de lado el concepto de supervivencia pero no todos estarán preparados para hacerlo.

fuente: hbr.org

Leave a Reply

Required fields are marked *.