¿Qué productos vender en el negocio?

Cuando se planea un pequeño negocio la primera duda es sobre que bien o servicio ofrecer. Si bien en un inicio las opciones pueden parece imilitadas, un emprendedor debe tener en cuenta que existen factores primordiales para elegir los productos de venta, siendo el primero de ellos una muy básica dentro de la economía capitalista: la demanda. No tendría sentido ofrecer algún bien o servicio -por más novedoso que sea- si no logra a interesar al mercado objetivo.

Otro punto fundamental es referido a la rentabilidad. El producto finalmente puede tener aceptación dentro del público objetivo, pero si el margen de utilidad es escasa, no tiene mayor sentido continuar con esa comercialización. Y claro, la actividad y naturaleza de nuestro negocio debe ser de nuestro agrado, porque de no ser así, tarde o temprano terminará siendo una tarea pesada.

Detalladamente existen otros factores para elegir el tipo de productos para el negocio. Estos son:

1. Comercialización:

Antes de considerar qué producto vender, se debe determinar a qué mercado se desea vender y este debe ser lo bastante consistente para asegurar la rentabilidad del negocio. Claro que la elección de productos no tiene que apelar a toda la población, pero si debe convencer a un importante número de personas.

2. Margen de beneficio:

La venta de artículos de alto precio puede ser más rentable, pero requiere una mayor credibilidad para vender. La regla general es buscar un equilibrio entre el número de artículos vendidos y el precio de estos. De nada servirá tener muchos productos vendidos si su margen de ganancia es muy pobre.

3. Consumible:

Una idea de negocio debe estar pensada en los consumidores, pues de nada servirá algo que sea de poca utilidad para estos. Las ideas deben ser innovadoras, pero sobretodo con una base real.

4. Popularidad:

Esto es visto en los negocios coyunturales. Es válido abrir algún negocio aprovechando las modas, pero teniendo en cuenta que su existencia también será coyuntural. Es muy usado sobretodo porque ya cuenta con un público objetivo apto por consumir o comprar el producto. Un factor en contra es la alta competencia como veremos en el siguiente punto.

5. Competencia:

Un producto con mucha demanda concentrará naturalmente alto número de vendedores. Se debe analizar si el mercado no esta muy sobresaturado de ofertantes, porque ello suele traer por abajo los márgenes de beneficio. Claro que la competencia siempre existirá, pero no es recomendable entrar a un mercado sobresaturado. Por ello se debe buscar la especialización del negocio, ya sea en productos ofrecidos o algún servicio que mejore la experiencia del cliente.

6. Calidad:

La calidad del producto es muy importante porque habla de la calidad del negocio. Además un producto de calidad permitirá establecer mejor al púbico objetivo, a la vez que asegura un buen margen de ganancia por su misma naturaleza.

7. Diversidad:

A medida que un negocio crece, también debe hacer su línea de productos. Claro que estos nuevos productos deben mantener una línea de concordancia, es decir compatibilidad.

Leave a Reply

Required fields are marked *.