Realizando tu propio análisis del mercado objetivo

La investigación de mercado no necesariamente debe implicar  costosos asesores, encuestas a grandes grupos. También se puede basar en algo tan simple como observar, analizar, para descubrir una realidad. Para llegar a la respuesta correcta, que en este caso es descubrir nuestro nicho de mercado, debemos realizar las preguntas correctas:

1. ¿Tengo una población identificada con intereses y necesidades similares?

2. ¿Es el mercado lo suficientemente grande como para mantener a mi negocio?

3. ¿Puedo adaptar mis productos, servicios y negocios para atender las necesidades particulares de ese mercado?

4. ¿Mi mercado objetivo está actualmente desatendido?

5. ¿Puedo llegar a mis clientes potenciales de una manera efectiva?

Estas preguntas iniciales nos ayudarán a definir aquel grupo de personas a quienes podemos ofrecerle nuestros productos o servicios, a través de la idea de negocio. Estas respuestas nos servirán para delimitar el grupo de personas para el cual podemos diseñar un producto o servicio. Si bien las ideas de negocio van y vienen, se necesita identificar a este público objetivo antes de cualquier otro paso importante, como el diseño de modelo de negocio.

Sin embargo, hay otras preguntas más específicas, para averiguar exactamente cual es nuestro público objetivo, con el fin de especializar nuestra oferta. Este segundo bloque permite conocer a fondo la identidad de nuestros posibles compradores, desde su capacidad adquisitiva hasta sus valores. Recuerda que su visión del mundo influirá mucho al momento de decidirse por la comprar de algún producto.

– ¿Qué edad tienen?

– ¿De qué sexo son?

– ¿Dónde viven?

– ¿Cuál es su estructura familiar (número de hijos, familia, etc)?

– ¿Cuál es su ingreso?

– ¿Qué es lo que hacen para ganarse la vida?

– ¿Cuál es su estilo de vida?

–  ¿Cómo les gusta pasar su tiempo libre?

–  ¿Qué los motiva?

Luego viene un tercer bloque de preguntas, que deben realizarse una vez que el modelo de negocio ya está en camino. Esto servirá para poner a prueba sus consistencias y tal vez descubrir algunas fallas. Estas tiene que ver con proyecciones sobre el mercado de destino:

– ¿Qué proporción de su mercado objetivo ha utilizado un producto similar al suyo?

– ¿Cuánto de su producto o servicio puede comprar su mercado objetivo?

– ¿Qué proporción de su mercado objetivo podría ser clientes de la repetición?

 – ¿Cómo podría su mercado objetivo verse afectado por los cambios demográficos?

– ¿Cómo podría su mercado objetivo verse afectado por los acontecimientos económicos?

– ¿Cómo podría su mercado objetivo  verse afectado por las grandes tendencias socioeconómicas?

– ¿Cómo podría su mercado objetivo verse afectado por las políticas gubernamentales

Responde este último bloque de preguntas ayudará a blindar al negocio de las llamadas sorpresas o riesgos de la comercialización. Ten en cuenta que los cambios no previstos son una de las principales causas de quiebra en las empresas.

Leave a Reply

Required fields are marked *.