Recuperación desigual para las fábricas de China.

La actividad en el sector manufacturero de China se incrementó de nuevo en Enero, pero las encuestas pintaron un panorama mixto sobre el ritmo de la recuperación y la alusión a la continua debilidad en los mercados de exportación.

El índice manufacturero de HSBC subió a 52,3 desde 51,5 en Diciembre, más fuerte que su inicial estimación de 51,9 a conocer la semana pasada. Una lectura por encima de 50 señales de expansión en el sector manufacturero.

Pero PMI oficial de China registró una sorpresiva caída a 50,4 desde 50,6 en diciembre, llegando muy por debajo de la mayoría de los pronósticos de los analistas.

“Las señales contradictorias ponen en duda la fortaleza y sostenibilidad de la recuperación“, dijeron analistas de Nomura en una nota de investigación.

La fabricación constituye una parte importante de la economía de China, y el sector se considera un barómetro del crecimiento mundial debido a la posición del país como el mayor exportador del mundo.

Los datos oficiales del PMI sugiere la mejora de los nuevos pedidos en enero fue impulsada por la demanda interna, ya que el subíndice de nuevos pedidos de exportación cayó a 48,5 desde el 50, lo que indica contracción.

Las cifras de HSBC refleja mejores perspectivas para los exportadores con órdenes crecientes después de un descenso en diciembre, pero el banco dijo que el crecimiento en infraestructura, el aumento del gasto de los consumidores, y de la repoblación estaban proporcionando el mayor impulso.

“Una lectura más alta de enero, del último PMI manufacturero implica que la actividad manufacturera de China se está ganando fuerza sobre la parte posterior de la mejora de las condiciones nacionales”, dijo Qu Hongbin, jefe economista para China y co-director de investigación económica de Asia de HSBC.

China ha crecido rápidamente en las últimas tres décadas para convertirse en la segunda mayor economía del mundo, un promedio de 10% de crecimiento anual del producto interno bruto.

Si bien el crecimiento del cuarto trimestre del 7,9% confirmó que China ha evitado un aterrizaje duro, la recuperación parece que va a ser constante en lugar de espectacular.

El vicegobernador del Banco Central de China espera que el crecimiento se recupere ligeramente a un 8% en 2013. En su intervención en el Foro Económico Mundial de Davos la semana pasada, Yi Gang también advirtió que las presiones inflacionarias aumentarían.

Los datos del viernes contenían pruebas de que esto ya está sucediendo. El índice de precios de entrada en el PMI oficial de China subió a 57,2 desde 53,3 en enero.

“El alza de precios de los insumos en el PMI y de los alimentos en las últimas semanas refuerza nuestra opinión de que la inflación continuará sorprendiendo las expectativas del consenso al alza en 2013 y forzar al Gobierno a endurecer la política”, dijeron analistas de Nomura, añadiendo el crecimiento se desaceleraría más adelante en año ya que el banco central eleva las tasas de interés.

 Fuente: money.cnn.com

Leave a Reply

Required fields are marked *.