Su mensaje de marketing responde a la pregunta ¿Que hace por sus consumidores?

¿Qué quiere hacer?

Es la pregunta más importante si usted es propietario de un pequeño negocio. Probablemente sabe la respuesta, también. Sin embargo lo que hace no tiene nada que ver con la forma en que debe venderse. Nadie quiere saber lo que hace, en realidad no. La gente quiere saber lo que puede hacer por ellos .Hay una diferencia.

Un gran mensaje le dice a la gente cómo puede cambiar su vida. Permita que brille su negocio. Su mensaje tiene que estar allí, en todas partes, por lo que es fácil que la gente entienda y ame a su empresa.

Así que ser el mejor, ¿no?

La mayoría de las empresas cometen un montón de errores al dar con un mensaje de marketing. Eligen conceptos genéricos que no tienen mucho peso en la percepción de los consumidores, como la calidad, lo asequible y lo mejor.

Decirle a la gente acerca de lo bien que su negocio es realmente no hace nada para aumentar las ventas. Todo el mundo es el mejor. Todo el mundo vende calidad. Nadie quiere oír.

La gente quiere que las empresas les preste atención. Ellos quieren saber que alguien está escuchandolos y que alguien puede resolver sus problemasEllos quieren saber que entienden su negocio y que tiene el partido a sus deseos y necesidades.

Ahí es donde entra en juego el marketing. Su mensaje, su marca y su lema debe ser capaz de transmitir a los consumidores que tienen exactamente lo que quieren.

Directo al corazón

Los mejores mensajes desencadenan reacciones emocionales. Se habla a los corazones y las almas de la gente, provocando un sentimiento.

En pocas palabras, usted puede generar una sensación de emoción al consumidor que vaya más allá del producto o servicioSu marca puede invocar la confianza o tranquilidad, o la felicidad, o la fortuna, o la envidia de todos sus amigos.

Digamos que usted es dueño de una librería llamado ABC Books. Se especializan en la compra de libros de texto de estudiantes después de cada semestre y revende los libros de texto a las personas que no pueden pagar la matrícula, pero que quieren aprender.

Piense en cómo te gustaría comercializar dichos libros usados. ¿Qué le diría a la gente?¿Cuál es su mensaje? ¿Qué les ha emocionado? Se podría decir que los libros son asequibles o casi nuevo. Son accesibles a cualquiera. Pero piense en esto: ¿Alguna de esas palabras le hacen sentir algo? Probablemente no.

Pruebe este mensaje. ABC Books: Sea más inteligente que el resto.

De repente, los libros de texto utilizados adquieren un nuevo significado. Ellos le van a hacer más inteligente y mejor. La gente va a buscar a usted. Usted se sentirá más confiado y será la envidia de sus cerebros. Usted puede conseguir un nuevo trabajo o tal vez impresionar a su cita. El lema “Sea más inteligente que el resto” le da directo a sus emociones.

¿Quién puede pedir más?

Piense en estas tres empresas y sus mensajes de marketing. Piensa en cómo se siente.

  • Nike: Solo hazlo
  • Timex: Toma una paliza y sigue corriendo.
  • Harley-Davidson: Vivir para montar, montar para vivir.

Su mensaje tiene que meterse en la mente de los consumidores. La gente tiene que asociar el mensaje con su marca y su negocio cada vez más. Ellos no sólo tienen que leerlo u oírlo, pero hay que sentirlo en el fondo.

Un buen mensaje solidifica la asociación de consumidores con su negocio. Se nutre del lado derecho del cerebro, en las emociones. Y funciona.

Fuente: http://www.smallfuel.com

Leave a Reply

Required fields are marked *.