“Viva Obama”: el aprovechamiento del voto latino en las elecciones estadounidenses

Pocos segundos después de que Barack Obama fuera confirmado como ganador en las elecciones presidenciales de Estados Unidos, cientos de titulares empezaron a rebotar la noticia por red. Sin embargo uno en especial graficó la importancia de un actor de esta elección, el voto latino. Con el titular “Viva Obama”, el sitio digital The Huffington reconocía la importancia de este voto en estados claves y que anteriormente habían sido bastiones republicanos. ¿Qué razones llevaron a cambiar al voto latino?¿hubo un acertado mensaje de los demócratas hacia este grupo?¿o simplemente jugaron ciertos miedos contra el candidato Mitt Romney y las políticas de los republicanos?.

Una respuesta cercana a la realidad nos dirá que hay una mezcla de estos factores, desde la evolución del grupo de  tendremos que analizar cada punto y veremos que han sido varios factores que llevaron al cambio del voto latino.

La evolución y consolidación del voto latino: muchas especialistas han explicado sobre la evolución del voto latino con el paso de los años, debido al nacimiento de nuevas generaciones y de nuevos nacionalidades de migrantes. Por ejemplo, el estado de Florida, que era un bastión republicano en gran parte por el voto cubano anticastrista, ahora tiene una leve configuración demócrata gracias a que migrantes de otras nacionalidades, como Venezuela o Puerto Rico, han llegado a la isla. Esto sin duda reconfiguró la demografía del voto latino en dicho estado.

Otro factor es que con el transcurrir de los años, el voto latino se va consolidando, y en estas elecciones por primera vez llegó a las dos cifras, representando un 11% de electorado total. Hay mayor organización.

Como vemos las preferencias de las personas cambian con el tiempo. Tanto como para un producto o una marca, igual sucede con los candidatos a elecciones. Eso lo saben muy bien ambos partidos protagonistas de la elección, cuyas ideologías difiere bastante de sus valores fundacionales.

La polarización de la elección y las políticas de migración: Lo cierto es que en una elección tan reñida, los republicanos decidieron jugársela por captar el voto duro de grupos conservadores de derecha, dirigiéndose a “mercados objetivos” y no tratando de congraciarse con todo el mundo con un mensaje de centro. El mismo candidato Romney, que era conocido por tener algunas posturas de centro, tuvo que llevar su discurso hacia la extrema derecha

Esto llevó a una polarización de la elección, que también se replicó en las preferencias de los grupos étnicos. Según Edward Luce, editorialista del Finantial Times, dos de cada tres trabajadores industriales blancos respaldaron a Mitt Romney, mientras que tres de cada cuatro latinos y nueve de cada diez negros dieron su voto a Obama.

En tal panorama de polarización, los demócratas centraron su mensaje en seguir con su plan de recuperación de la economía presentando algunos logro, como la baja del desempleo al 8% o el plan de salud Medicare, mientras que los republicanos endurecieron su discurso contra las políticas liberales y los gastos sociales que afectan al estado. Dentro de este plan de gobierno también se encontraban las políticas antiinmigrantes como la ley de autodeportación. Y si bien los demócratas nunca mencionaron ofrecimiento central dirigido al grupo latino, el miedo a buena parte a las políticas republicanas puede que también haya pesado para que inclinen su vota hacia Obama, llegando a un 70 % de apoyo.

Después de ver esto, podemos concluir que la estrategia republicana fue errónea, sobretodo si nos remitimos al resultado final. Sin embargo, si observamos los resultados generales de las urnas, diríamos que los republicanos acertaron en su campaña, pues obtuvieron más votos unipersonales que los demócratas. Pero debido al confuso sistema de elección por colegios electorales de los Estados Unidos, fueron derrotados por perder estados claves, justamente por el voto latino.

Como vemos, estas elecciones tienen mucho tiempo por delante de estudio y debate, sobretodo en el campo de planificación de una campaña política en un escenario tan polarizado, donde una minoría como el voto latino puede inclinar la balanza, tal como sucedió.

Leave a Reply

Required fields are marked *.