Muchas personas experimentan problemas en el trabajo. Su respuesta a un problema determina la rapidez y eficacia que la situación se resuelva. Aunque puede ser estresante hacer frente a cuestiones laborales, es mejor tomar la iniciativa y discutir estas preocupaciones con su jefe. Los siguientes consejos te ayudarán en la tarea:

1. Evaluar la situación: Debes determinar la gravedad de la situación y confirmar si amerita una discusión con el jefe. Su jefe le agradecerá su iniciativa para resolver problemas menores en el trabajo.

2. Identificar posibles soluciones: Antes de hablar con su jefe, debes estar preparado para ofrecer posibles soluciones.  Esto demuestra que eres capaz de analizar situaciones y encontrar soluciones.

3. Ser honesto consigo mismo: Aunque todo el mundo odia cometer errores en el trabajo, es bueno reconocer las acciones que contribuyen al problema. Mira el error como una oportunidad para aprender y mejorar sus habilidades de trabajo.

4. Prepararse para la conversación: Toma notas antes de llevar a cabo la reunión. Puedes juntar los documentos relacionados para dar un sustento.

5. Seleccionar el momento adecuado para tener la conversación con el jefe: Busca un momento conveniente para decirle a tu jefe que deseas discutir una preocupación. No sería bueno llevar esta conversación a finales de periodos de producción, cuando todo el mundo está estresado por cumplir las metas.

6. Seguir un formato de reunión lógico: Debes explicar el problema, reconocer la causa del problema y sugerir soluciones.

Consejos y advertencias

– A menos que sea una emergencia, no discutas un problema con tu jefe cuando estás muy disgustado. Tómate un tiempo para calmarte y ordenar tus pensamientos, para que puedas tener una conversación profesional y productiva.

– No utilice la conversación como una oportunidad para hablar mal de los demás.  Si un compañero de trabajo ha contribuido al problema, discute los hechos, no una opinión sobre esta persona.