Saber como dar la mano en un ambiente de negocios es importante pero también lo es saber en que momento es oportuno o no. En la mayoría de culturas el apretón de manos es el saludo más aceptado en circunstancias sociales y empresariales. En caso de duda, será mejor no ofrecer la mano, a menos que al hacerlo, podría alguien estar avergonzado o causando molestias. Las siguientes pautas te ayudarán a mucho para distinguir cuando emplear esta técnica:

Cuando sí:

Es profesional y servicial considerado aceptable para ofrecer un apretón de manos al saludar:

– Los nuevos contactos de negocios, compañeros de trabajo, empleados u otras personas que se reúnen por primera vez.

– Un conocido casual o un conocido de negocios pasado. Si ha pasado un buen tiempo desde la última vez que los viste por última vez.

– Concluyendo una transacción de negocios o reunión.

– Felicitar a alguien para un premio, un evento o logro

– Al salir de un evento de negocios, incluyendo ambientes sociales donde los contactos de negocios o conocidos están involucrados.

Cuándo no:

La primera regla de oro en el apretón de manos es simple: Nunca ofrecerlo en cualquier momento, o de tal manera, que haga que la otra persona se sienta incómoda.

Con esta regla en mente, no es una buena idea ser el que inicie un apretón de manos:

– Con alguien de un estatus superior (dejar que se acerque y que haga el primer gesto).

– Para romper en el momento de incómodo silencio cuando se presentan a alguien nuevo (un apretón de manos adecuado, por tanto, implicar una conversación).

– Si no tienes nada que decir a esa persona (un apretón de manos es una invitación a la conversación o el deseo de interacción social).

– Alguien cuya mano derecha, el brazo o el hombro, está claramente dañado, o que necesitan su mano para apoyar su peso con un bastón o muletas.

– Si las manos de la otra persona están llenas y un apretón de manos les obligaría a cambiar objetos de una mano a otra, o tener que poner las cosas.